viernes, 28 de diciembre de 2012

Año nuevo o "Días sin estrenar"

Se fue otro año... 
Hace poco mi esposo recordó una frase dicha por mi papá "Cuando uno es pequeño, el tiempo pasa muy lento, pero cuando eres adulto pasa muy rápido", sí, definitivamente así es. El hacer consciente tantas cosas que debes, quieres y te gustaría lograr en la vida, hace que pienses que el tiempo puede no ser suficiente. Por ello es importante la organización, como lo he comentado anteriormente.
Mis recomendaciones para esta época se centran en la revisión de metas propuestas (comprendiéndola como posibilidad real), chequea cuáles alcanzaste, cuáles no, cuáles se mantienen, cuáles se modificaron, cuáles murieron. Actualiza las que te propondrás para el año siguiente. Escríbelas, yo las coloco en la página inicial de mi agenda y eventualmente las reviso.
También es importante que enlistes tus sueños, y para qué... para revisar cuáles de ellos pueden transformarse en metas, te sorprenderá descubrir que muchas veces nos enfilamos (sin darnos cuenta) más hacia los sueños.
Anotarlos en un lugar al que constantemente puedes recurrir te ayudará a no apartarte del camino.
Revisar cuáles de las metas son las más relevantes te ayudará a decidir por dónde comenzar, y cuando son muy complejas, dividirla en submetas te servirá en la organización y el avance.
Todo este procedimiento te permitirá trazarte un plan de vida, agudizará tu autoobservación, te permitirá conocerte mejor y seguro, seguro, tendrás una mejor calidad de vida.