miércoles, 28 de noviembre de 2012

¿Miedo a la Navidad?


Para muchas personas estos días son los más esperados del año, para otros... los días que esperan que nunca lleguen. En lo que coincidimos los más honestos, es que son días significativos, pero ¿por qué nos afecta tanto esta época?
Sin temor a equivocarme digo que una de las emociones que más aflora en este período, tiene que ver con el miedo ¿El miedo a qué? A la incertidumbre, a la soledad, al fracaso, a la historia (en particular la personal), a repetir errores, a la debilidad, al futuro, al inicio, al final de los ciclos... Creo que ese miedo es instintivo, seguramente lo aprendimos a través de nuestros ancestros, quienes sabían que a la llegada de cada invierno, debían enfrentarse a la época más dura del año, la más fría y la que ofrecía menos posibilidades para conseguir sustento alimenticio. Con el pasar del tiempo, superamos muchos obstáculos, el nivel de vida se elevó, pero conservamos ese miedo que los fuimos racionalizando y asociando a aspectos más actuales de nuestra existencia. 
He escuchado comentarios transmitidos con mucho desgano como: "Ah, ya viene la navidad, hay que pintar la casa"; "Que fastidio, todo lo que hay por hacer"; "Comenzó el tráfico (automotor) típico de diciembre"; "A mi no me gusta la navidad, la gente se empeña en reunirse", "Odio jugar al amigo secreto"... Y al mismo tiempo, por las mismas razones (menos lo del tráfico automotor) a las personas les gusta la navidad.
MariBel Padrón (2011)
En este ejercicio de autoconocimiento que nos hemos propuesto, ¿en qué estado te encuentras tú? ¿Te encanta o preferirías huir a un lugar extraño y apartado en estos días? En ambos casos ¿cuáles son las razones? Hacer consciente dichas razones te dará más información sobre ti. Recuerda que la honestidad es fundamental. Seguramente descubriras que tienes razones en ambos lados de las preferencias, pero por supuesto que uno de ellas se llenará más rápido y más fácil que el otro.
Recuerda, también, que somos humanos y tenemos unas características que nos definen. En los cierres e inicios de ciclos, siempre sentimos un poco de angustia por la incetidumbre de lo nuevo, lo desconocido, lo que no podemos controlar y ésta es una de las razones de peso que explica que las personas estén más sensibles a ciertos aspectos no habituales, por ello suelen estar más expresivas emocional y sentimentalmente, pero también racionalmente,  algunos entran en la fase de revisión y evaluación de sus acciones, para luego tomar decisiones, razón que también podría explicar el aumento de encuentros en reuniones.
Para terninar, un poco de humor ¿Eres como Felipe o como Mafalda?
Quino