lunes, 12 de marzo de 2012

Amor al libro, al libro de artista

Marzo comenzó, yo diría, predispuesto al registro, la escritura, el libro, el diario, cargado de amor, pasión y belleza. Muchos eventos apuntaron y apuntan a ello, uno de los más particulares fue la sugerencia de uno de mis estudiantes, de proyectar un vídeo "hermosísimo" que expresa ese amor incondicional a los libros, como fieles representantes del conocimiento, la historia, la reflexión y la fantasía. 
La verdad, ver esa animación regocijó mi ser.


-Dale click al título para ver el video-

The fantastic fliying books of Mr. Morris Lessmore (Oscar a mejor cortometraje de animación de 2012)

A la semana siguiente, recibí la invitación para escuchar una charla sobre el Libro del artista, de una artista italiana, Angela Occhipinti especialista en la gráfica y la pintura y que habló con un amor y una pasión tan grande hacia el grabado y sobre todo a los libros de artistas, que fue todo un disfrute, a pesar de la traducción. 
(Parece que escribí la entrada anterior como preámbulo a ésta). 
La particularidad más grande de su intervención discurrió en que no hace diferencias entre libro de artista, diario de artista y menos sobre libro objeto, y con razón, expresó que si un artista (entiéndase persona que crea con criterios estéticos e intención) decide hacer un diario, o intervenir y/o crear un libro, está creando un objeto artístico. Yo veo algunas diferencias en el contenido, pero a la larga no importan. 


Tomado de lapatilla.com (2011)