martes, 28 de junio de 2011

¿Registrar para qué?

Lo que percibo, lo que soy
Es más que conocido por todos, la importancia que ha tenido, para la evolución humana, el papel de los primeros grafismos (pintura rupestre) que desembocaron en la escritura. Podríamos suponer que es innata la necesidad de registrar los hechos, los sentires, los pensamientos, en fin, de expresarnos. Es inherente al humano también, la necesidad que tenemos de perpetuarnos, por ello nuestros ancestros nos han dejado su legado que expresa cómo percibieron el mundo. Una y otra vez observamos los objetos dejados por culturas ancestrales para interpretar y reinterpretar quiénes fueron, de dónde venimos y hacia dónde nos dirigimos. 
Entonces, no es de extrañarnos la proliferación de diarios, bitácoras, cuadernos de notas, cartas, entre otros registros, que personajes históricos construyeron a lo largo de su vida y es a través de éstos que nos enteramos de sus pensamientos, sentimientos y cotidianidades. Son muchos los personajes históricos (que trascendieron su tiempo, en cualquier rama del conocimiento) que llevaron registros. Pero también, los registros, en especial los personales, sirven para darse cuenta de procesos, de hechos, de fantasías, de patrones, de información que escribí sin conciencia. También ayudan en la organización: del tiempo, de las tareas, de los compromisos, como apuntador de memoria, como espacio para que no se me escapen las ideas, para realizar bocetos inspiradores, para planificar vacaciones, sacar cuentas, para copiar rápidamente las ideas "flash" de un proyecto (personal, laboral, etc.)... Revisarlas en la actualidad, ver los registros con un objetivo específico (¿cómo he evolucionado? ¿cuánto he cambiado en torno a..? ¿por qué repito constantemente tal cosa? ¿por qué escribo y después no reviso?) nos puede dar la llave para esa puerta que deseas abrir
Vamos a ir tratando cada uno de estos y otros puntos para que puedas sacarle provecho a tus registros.

Tipos de registros personales
Cualquier estilo de papel sirve
Basándonos en su cuerpo, pueden ser corpóreos de papel como un cuaderno, una agenda, un block, de variados tamaños y estilos, y los hay virtuales, que se publican en una página web, en un blog, construidos a través de e-mails, grabados de voz y, de voz y video, y en CD´s, DVD´s y otras tecnologías. 
El lenguaje utilizado puede ser escrito, visual (dibujos, bocetos, pinturas, collages, fotografías, videos -voz y gestos-, etc.), auditivo (voz, sonidos, ruidos).
El contenido puede ser real, fantasía o proyección. Puede referirse al presente al pasado o al futuro.
Por supuesto, está demás decir que existen todas las combinaciones que se les ocurra y otras más.


Interacción
Reflexiona:
  •  ¿Llevas algún tipo de registro? Cuéntanos ¿en qué consiste? ¿cómo lo usas?
  • ¿Cuáles son los personajes históricos que llevaron registros y te llaman la atención? 
Te invito a que participes y construyamos un listado para publicarlo en este blog, donde se respetan los créditos, por supuesto.
Contactos: E-mail, o a través de los comentarios.
Fuente: Moleskine

10 comentarios:

  1. Muy interesante el tema del Blog, estoy ansiosa por leer más al respecto, como experiencia personal comento que no suelo conservar de buena manera mis registros, creo que no me motiva lo dura que puedo ser con migo misma al evaluar la manera en que plasmé mis ideas, eso tiene que cambiar, porque definitivamente es una manera de aceptar y mejorar.

    Además esto del registro es un tema delicado, sobre todo si deseamos que este perdure en el tiempo, claro allí caeríamos en el tema de la conservación de documentos, cada modo de registro (papel, CD, DVD, audio, video...) tiene diferentes maneras de conservarse. ¿qué me dicen de las tecnologías que en el tiempo se vuelven obsoletas, cómo evaluar cuál perdurará?

    ResponderEliminar
  2. Creo que el papel perdurará por mucho tiempo más. Pero iremos profundizando en ello.

    Un gran abrazo Lory

    ResponderEliminar
  3. Interesantisimo tu nuevo blog, particularmente nunca he analizado en profundidad mis registros aunque vuelvo a ellos una y otra vez, pero sé perfectamente porqué lo hago (y mis razones van más allá de la razón obvia de poseer una memoria RAM de 512k en mi cabeza)
    :D

    ResponderEliminar
  4. Buenas Buenas, Si llevo registro, desde hace ya 3 años seriamente llevo un registro, aunque cuando era pequeña también existia la costumbre de llevar un diario no tengo guardado ninguno de esos diarios, ni se continuó la costumbre, hasta que en el 2008 tuve la oportunidad de cursar "el diario del artista" electiva que imparte Maribel en la Reveron. Ahora es casi un vicio escribir en el diario.

    Tanto así que decidí desde el año pasado llevar 2 diarios: uno escrito y el otro ilustrado, en el diario escrito reflexiono constantemente y en el diario ilustrado realto por medio de imagenes lo que me sucede cotidianamente.

    esta necesidad surgió al descubrir el trabajo de Gemma Correll (ilustradora britanica) y sus dayli diaries: http://gemmacorrell-dailydiaries.blogspot.com/

    De personas que lleven diarios y me inspiren a parte de Gemma, puedo nombrar a Anais Nin y a Andrés Caicedo.

    ResponderEliminar
  5. Hola y saludos a todos. Le felicito profesora Padrón por esta importante experincia reflexiva, un espacio para el intercambio y la investigación, muy motivador.
    En mi caso particular llevo una serie de cuadernos híbridos, donde hay reflexiones, preguntas, dibujos, narraciones, proyectos, ideas, agendas, mapas, almanaques etc. Estos cuadernos datan, los más viajos de 20 años, los más jovenes de este año, son imprecindibles, pienso con ellos, o mejor decir, ellos son pensamientos. Varian en tamaños, la mayoría de hojas blancas, muy pocos de líneas, iniciaron como libros de trabajo de campo; montañas, parques, ciudad, playas etc. a muchos vuelvo cada cierto tiempo, a otros no, ya que sólo escribí como una acción, de que lo escrito fuese, por estar escrito, recordado. Esto como un inicio.

    ResponderEliminar
  6. Aprendí el valor del cuaderno de apuntes hace muchos años a través del diseño y la ilustración, y a partir de 1995 en el taller de pintura, se convirtió en una herramienta imprescindible para la libre expresión, te permite los borrones, los tachones, no existe el prejuicio dentro ese espacio de intimidad... es el eterno compañero, confidente de dibujos, posibles pinturas, amores y desamores, mentadas de madre, listas de continuos pendientes, etc. Gracias por abrir este espacio para desmenuzar y gozar un puyero con los cuadernos y libretas.

    ResponderEliminar
  7. Cuaderno de diálogo
    El cuaderno de apuntes o diario del viajero, se convierte en una especie de lugar al que hay que peregrinar, cada cierto tiempo, pues ese peregrinar se convierte en un acto ritual; de encuentro, y posiblemente des-encuentro, ¿con qué? Esa es una buena pregunta, con los orígenes, con lo incipiente de las ideas que van tomando forma y se van desarrollando como objetos más elaborados, se convierte entonces, y éste sería mi nombre particular, en cuadernos de diálogo, porque es un regresar reflexivo, a verse y re-verse, oírse y re-oírse, el sonido no está implícito, está. Estos cuadernos de diálogo se transforman en un ir y venir necesarios, como: ideas del despertar, para no olvidar el sueño reflexivo; o para luego de salir del ojo del huracán, ya que cuando se está dentro de éste, nada se puede anotar o huellear, la necesaria y profunda distancia; cuando lees un libro de cabecera; cuando caminas junto a la intuición, o en la montaña, ambas caminatas permiten la emanación de revelaciones profundas, pero efímeras; cuando trabajas en el taller y el objeto te va materializando reflexiones, y finalmente, entre tantas otras, cuando te encuentras con un ser esencial que te activa el asombro.
    Anotar, dibujar, marcar, apuntar, rayar, manchar, pegar, encartar, rasgar, ahuequear, etc. son muchas de las formas como se va construyendo el cuaderno de diálogo. Sedimento de memorias. Cosas se olvidaran, cosas se recordaran, pero el sólo hecho de hacerlo huella en el papel se hace huella en la memoria, pues el peregrinar de vuelta significa captar detalles y una cierta reminiscencia; destellos de vibraciones de aquel momento primero, de la idea naciente, o como goce estético, y referencia espacio-temporal. Los cuadernos de diálogo se erigen como una arqueología del alma y de la memoria. Necesidad para construir puentes sobre abismos en un mundo racionalmente homogéneo.
    07.07.11-2da. entrega-RH

    ResponderEliminar
  8. Me gusta el tema, yo he intentado algunas veces en hacerlo y mantenerlo, pero el último intento lo había dejado olvidado en un cajón y al recuperarlo y leerlo, me sonrojé de las idioteces (a mi juicio, como dice Lory, soy también muy dura conmigo misma) que había escrito y terminé destrozándolo y sólo conservando unas dos páginas...
    Me motivan muchas cosas, la perpetuidad (o ilusión de que así fuere), el legado familiar, plasmar ideas, emociones, bocetos, memorizar, etc, es decir; que me impulsan muchas cosas, la cosa es; que no pretendo llenarme de libretas, lo que sí me gustaría es aprender un poco a llevar algún tipo de registro global o algo por el estilo, organizar mejor mis ídeas( lo intento pero termino con libretas sueltas por doquier y olvidando en cual de todas apunté tal cosa, desordenada entre el intento de organización) y mantener una constancia en ello, en definitiva, seguiré leyendo a ver que ideas consigo y sí me animo a ponerlo en práctica.

    ResponderEliminar
  9. Siempre he intentado llevar un registro, siempre surgen ideas en mi cabeza y no tengo donde anotarlas, mejor dicho, tengo donde anotarlas pero en mi caso particular me causa incomodidad visual introducir texto en mis sketchbooks así que o lo anoto en el celular, donde luego se me olvida que lo hice hahahhaa, o lo anoto en un cuadernito de líneas, todo de forma muy desordenada, debo tener como 3 cuadernitos de esos y con no mucho material, a veces creo bloc de notas en el escritorio de mi ordenador y escribo lo que surja en el momento.

    Tomando esto en cuenta me doy cuenta de mi urgente necesidad de disciplinarme en la documentación de mis ideas. Es muy lamentable porque muchas cosas que he pensado espontáneamente las he olvidado y se que muy difícilmente volverán.

    ResponderEliminar
  10. gladys hernández30 jul. 2011 12:25:00

    Hola MARIBEL, me encanta lo que estás haciendo con este blog. Si llevo muchìsimos cuadernos libretas, y dependiendo del cuaderno también tengo inspiraciones, para escribir sobre algo. Tengo mi agenda diaria, que no es tal sino un cuaderno sin dìas previamente dispuestos, allì encontrarás todo lo que hago al día, teléfonos, direcciones, solicitudes, etc.
    Hice uno en picasa como libro diario de las obras nuevas hechas en la UNE, para que fuese vito directamente por el jefe máximo.
    En la casa llevo de tejidos, de manualidades, de navidad, un poco de cada cosa. Cuando mis responsabilidades eran pocas las actualizaba muy seguido. Ahora ni lo escribo.
    Creo que es parte de lo que se debe pagar por la responsabilidad, pero eso me molesta un poco, porque me hace falta y el tiempo no me alcanza.
    Besosososososos espectacular tu blog

    ResponderEliminar